2014-Aza-23

Bestelakoak

Pobreza energética en Viviendas de Protección oficial: encuentro el lunes 24 a las 19h en el Centro cívico Aldabe.

KALERATZEAK STOP DESAHUCIOS ha organizado el próximo lunes dia 24, a las 19 horas, en el Centro Cívico Aldabe una reunión de inquilinos de ALOKABIDE VITALKILER, abierta a todos los ciudadanos, con el fin de abordar el problema de la POBREZA ENERGÉTICA en Viviendas de Protección Oficial ocupadas en régimen de alquiler.

Intervendrá AITOR URRESTI, Profesor de la UNIVERSIDAD DEL PAIS VASCO (UPV), Ingeniero especializado en Energías Renovables, y miembro de GURE ENERGIA.

Es conocido que el desempleo y el incremento de la pobreza han crecido espectacularmente en Alava y los inquilinos de viviendas públicas añaden a su situación de precariedad la necesidad de pagar unas rentas de alquiler, y unos gastos fijos de vivienda, que están comprometiendo la satisfacción de necesidades básicas como el disponer de calefacción, agua caliente o electricidad. Un problema que compromete la salud; insuficiencias respiratorias, complicaciones cardiacas, mayor riesgo de sufrir problemas mentales, y en los niños una mayor posibilidad de desarrollar asma.

Una situación agravada porque problemas de diseño de las viviendas, e instalaciones ilegales, impiden el aprovechamiento de energía captada mediante placas solares, que en buena parte no funcionan y cuyos costos de mantenimiento se han estado trasladando a los inquilinos, tal y como ha reconocido el Consejero de Empleo el pasado seis de octubre en el Parlamento Vasco.

La opacidad y ausencia de transparencia del Gobierno Vasco a través de Alokabide, y la negativa a que los inquilinos puedan participar en los gastos de su comunidad, impide resolver otras cuestiones como la ausencia de criterios claros sobre gastos de energía centralizados, conocer los contratos de mantenimiento actualmente en vigor, o proponer alternativas. El Laboratorio de Control de Calidad de la UPV ha hecho un informe energético para VISESA el año pasado del cual el desconocimiento es total.

Además, el miedo a perder la vivienda por la presión que ejerce ALOKABIDE, y la actitud del Gobierno Vasco al incumplir los acuerdos del Parlamento Vasco, están consiguiendo que aumente el número de familias que directamente pasan frío en sus casas, o no usan los electrodomésticos, y a pesar de ello tienen dificultades para malvivir.

A estos inquilinos no se les corta el agua, el gas, o la electricidad porque ALOKABIDE paga los recibos impagados, o pagados con retraso, pero inmediatamente los carga a los afectados, junto con la renta de alquiler y los gastos de comunidad, lo que acrecienta las dificultades de pago de los gastos de vivienda y obliga a reducir o suprimir los gastos relacionados con la energía para evitar la demanda judicial por desahucio.

El Parlamento Vasco mandató en febrero al Gobierno Vasco medidas para evitar el corte de luz, gas o agua, precios más justos para la energía y el agua, o establecer un suelo social reconocido como derecho vital para dar solución a la situación de pobreza energética y la angustia de familias que no pueden pagar sus facturas. El Parlamento Vasco les mandató el siete de abril para que modificaran la normativa que regula los alquileres en Alokabide. Sin embargo, en ambos casos, no han hecho nada.

En Vitoria-Gasteiz, a diecinueve de noviembre de 2014.

Erantzunak itxita daude.