2015-Jul-26

Enviado en Bestelakoak

AUZO:La esperanza de vida tiene que ver con el barrio

Dependiendo del lugar y el barrio donde se resida, se pueden vivir más o menos años. Las características socioeconómicas y culturales, el medio físico, el urbanismo, los servicios públicos o privados disponibles y los equipamientos de ocio y de recreo influyen de forma decisiva

A la hora de vivir más o menos años, no es lo mismo nacer en un barrio que en otro de Euskadi. En ese sentido, las características socioeconómicas y culturales, el medio físico, el urbanismo, los servicios públicos o privados disponibles y los equipamientos de ocio y de recreo influyen de forma decisiva. Así lo refleja el estudio del Departamento de Salud del Gobierno vasco Desigualdades en la esperanza de vida en las zonas básicas de salud, cuyo objetivo es identificar las áreas de la comunidad autónoma que presentan mayores desigualdades en salud.

Así, los datos muestran la diferencia entre la mayor y menor esperanza de vida de los varones en Euskadi, que se registra, respectivamente, en la parte sur de Vitoria (82) y en el barrio de Bilbao La Vieja (71,5). En cuanto a las mujeres vascas, la del barrio vitoriano de Santa Lucía (88) son las que más viven mientras que las Bilbao La Vieja (otra vez), las que menos con 81 años.

El documento viene a confirmar lo ya conocido, que Euskadi es una de las regiones del planeta con la esperanza de vida más alta y consecuencia de ello cuenta con una de las sociedades más envejecidas del mundo. La esperanza media de vida al nacer es ya de 78,1 años para los hombres y de 85,1 años para las mujeres. Respecto al quinquenio que va de 2001 a 2005, este resultado supone un aumento de 1,6 años para los varones y de 1,3 años en el caso de ellas.

La Euskadi donde menos años vive la gente se encuentra, además de en Bilbao La Vieja, en Pasaia San Pedro (Gipuzkoa), Ibarra (Gipuzkoa), Otxarkoaga (Bilbao) y en el Casco Viejo también de Bilbao. Son los lugares donde los hombres y las mujeres eren antes por término medio. Lo que parece evidente es que no por vivir en la misma ciudad se tiene la misma esperanza de vida, sino que esta depende, y mucho, de la zona de residencia. En este apartado, Bilbao es la que ofrece una mayor desigualdad para los hombres, con una brecha de hasta 8,5 años: los que van entre el barrio con mejores perspectivas hasta Bilbao-La Vieja, que es el que tiene la cifra más baja. En Vitoria, las zonas de El Pilar, Aranbizkarra I, Lakua-Arriaga y Gasteiz Sur reúnen a los hombres con más esperanza de vida, mientras que los peores valores se dan en Abetxuko, Casco Viejo y Lakuabizkarra. Y en San Sebastián, la mayor esperanza de vida en los hombre figura en los barrios de Amara (79,8 años) y Ondarreta (79,2). Por el contrario, la expectativa más baja se localiza en el este de la ciudad: Pasaje San Pedro (75).

Pero, ¿cuál es la razón para que la esperanza de vida difiera tanto de unos barrios a otros en unas capitales que se caracterizan por su homogeneidad? Los expertos apuntan que la educación, la ocupación, los ingresos, el género o la etnia influyen en las condiciones materiales de vida, en la cohesión social, en los factores psicosociales y en las conductas, que, a su vez, impactan directamente en la salud de las personas. Conductas como el sedentarismo, las dietas poco equilibradas, el consumo de alcohol y el tabaquismo son malos hábitos que influyen en la salud y los más afectados pertenecen a las clases más humildes

 

Se ha cerrado los comentarios